4 retos para la OMC de frente a su próxima reunión ministerial

4 retos para la OMC de frente a su próxima reunión ministerial

<![CDATA[

La próxima reunión ministerial de la Organización Mundial de Comercio (OMC) está a la vuelta de la esquina, y la institución tiene de frente una serie de retos por resolver para mejorar el comercio mundial . Todos sabemos que el coronavirus evidenció las deficiencias que había en la forma en que operan las cadenas de producción. Además, había algunos temas que se venían arrastrando desde antes de la pandemia y que deben resolverse ya. La profesora de la Escuela de Negocios del Tec de Monterrey Pamela Velazco, quien participó como delegada de México en las negociaciones para la OMC, comparte con Expansión cuáles son los retos que tiene el organismo que regula el comercio mundial de cara a su próxima reunión ministerial, que se celebra del 12 al 15 de junio de este año.

Retos de la OMC Órgano de apelaciones Digitalización de aduanas

Luego de dos semanas de trabajar con académicos de universidades como Georgetown, London School of Economics y Yale, entre otras, se encontró que la OMC tiene que trabajar en cuatro retos, principalmente. A decir de Pamela Velazco, en la OMC hay “muchísima intención de hacer los cambios” desde la directora general, la nigeriana y primera mujer al frente del organismo, Ngozi Okonjo-Iweala. Los países que no tienen entre sí tratados de libre comercio o acuerdos que contengan mecanismos para dirimir desacuerdos, acuden a la Organización Mundial de Comercio para resolverlos, pero esta necesita reformas para acortar los tiempos de respuesta. “Puede llegar a tardar más de dos años para dar una respuesta. Ahí es donde se critica que no ha tenido esa estructura desde 1995, cuando la OMC entró en vigor. Hay un problema de tiempo, de estructura y en las mismas leyes que utiliza la OMC para resolver las disputas, el cual hace todo mucho más lento”, señala Pamela Velazco. Los tiempos de respuesta del Órgano de Apelación son muy largos, sobre todo si se compara con el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (TMEC), cuyos tiempos no se van más allá de seis meses. Desde el 10 diciembre de 2019, cuando Donald Trump era presidente de Estados Unidos y terminó el mandato de dos de los últimos tres miembros, el Órgano de Apelación quedó inoperante. Estados Unidos ha bloqueado la elección de nuevos integrantes, argumentando que se requiere una reforma. El Órgano de Apelación es permanente y está compuesto por siete integrantes, su labor comienza cuando un panel al interior de la OMC resuelve alguna disputa comercial y uno de los países no está de acuerdo. Por su experiencia con el TMEC, México puede encabezar los trabajos en la próxima reunión para acelerar la solución de disputas comerciales. Las cadenas de suministro y facilitación del comercio también deben rediseñarse, explica la académica, se tiene que trabajar para digitalizar las aduanas de los 164 países miembros de la OMC, tomando en cuenta que no todos tienen el mismo nivel de desarrollo.

Barreras arancelarias Nación más favorecida

“Por ejemplo, Filipinas tiene sus procesos muy burocráticos y utiliza todavía el fax. Eso hace más alento el proceso que al final beneficia a un flujo de mercancías mundiales, a una derrama económica por el comercio internacional mundial”, alerta la académica. De ahí que el grupo de académicos que trabajó en Ginebra, sede de la OMC, dejó como propuesta la creación de “un fondo para países menos desarrollados, pero que se vaya exclusivamente para la digitalización de aduanas”, dice Velazco. Añade que los gobiernos de los países también tienen que ser parte del financiamiento para lograr la digitalización. “No pensamos que el comercio internacional por algo tan mínimo como una barrera arancelaria, puede llegar a salvar la vida de personas que sufren problemas de desnutrición”, asegura. En los últimos años, principalmente por la guerra comercial que comenzó Donald Trump cuando era presidente de Estados Unidos, contra China, quedó de manifiesto la necesidad de estabilizar estas barreras comerciales. Lo que se tiene que hacer es vigilar la implementación de dichas barreras, así como la manera en que se resuelven las disputas entre países, pues “genera cierta tensión, entorpece la creación de tratados de libre comercio; hace que todo el proceso sea más complejo”, advierte la académica. La OMC ha establecido los criterios para determinar qué países están menos desarrollados, los que están en vías de desarrollo y los que son desarrollados; lo mismo pasa con la determinación de nación más favorecida, que recibe un trato preferencial a la hora de hacer negocios con otros países. Sin embargo, hay casos como el de China e India, que bien podrían ser consideradas ya como naciones desarrolladas. Otros temas en los que se tiene que trabajar, concluyó Pamela Velazco, tienen que ver con “darle paso a las personas jóvenes que trabajan en la OMC”, así como mantener en la agenda el cambio climático, principalmente para buscar cómo el comercio internacional pueda ser “menos dañino” para el ambiente.

]]>

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.