El plan para contener la inflación se apoya en la «buena voluntad», dice AMLO

El plan para contener la inflación se apoya en la «buena voluntad», dice AMLO

<![CDATA[

La polémica exención de regulaciones sanitarias a importaciones de alimentos básicos anunciada por el Gobierno de México es un acuerdo de «buena voluntad» que busca incentivar la competencia para frenar la inflación, en máximos de más de dos décadas, dijo el lunes el presidente Andrés Manuel López Obrador. La semana pasada, el mandatario informó un acuerdo, conocido como Apecic, con grandes empresas productoras de alimentos y minoristas, buscando frenar el alza en los precios de materias primas agrícolas, que afectan el comportamiento general del Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC).

El convenio pretende eximir a las empresas firmantes del pacto de trámites y permisos sanitarios y les confía la responsabilidad de asegurar que las mercancías que comercian cumplen con las normas actuales de inocuidad y calidad. La medida, que aún debe ser publicada en el Diario Oficial para que entre en vigor, ha provocado descontento entre productores mexicanos y organizaciones de competencia y generado alertas sobre la posibilidad de que ante la falta de control sanitario se deje abierta la puerta a enfermedades vegetales y animales ya controladas. También a la posibilidad de que se viole el trato preferencial a socios comerciales, como Estados Unidos y Canadá, aliados de México en el acuerdo comercial de América del Norte (TMEC), así como a otros con los que de tienen pactos en marcha de libre comercio. «Tenemos que garantizar que no aumenten los precios de los alimentos», dijo el mandatario en su conferencia de prensa diaria. «Si conseguimos la carne más barata para que la gente pueda tener acceso a carne buena y barata ¿por qué vamos a cerrar la frontera?», añadió. «¿Qué es lo que estamos haciendo? Quitando burocracia, simplificando», subrayó, para agregar que tanto la autoridad de salud agroalimentaria, Senasica, como el regulador sanitario, Cofepris, eran utilizados como mecanismos para mantener aranceles e impedir exportaciones. Todo el comercio entre México y su principal socio, Estados Unidos, está libre de aranceles desde hace años. El país tiene acuerdos comerciales con varias decenas de naciones más que incluyen cláusulas para productos agropecuarios. Si México permite la entrada de alimentos de países que no tienen esas preferencias estaría incurriendo en un trato discriminatorio, según expertos. «Es lo más penado», dijo Rocío Ruiz, una experta en política industrial y quien fuera jefa de esa área en la Secretaría de Economía de México por muchos años, respecto a lo que sería unapresunta violación del trato nacional amparado en los acuerdos comerciales. «En general, los tratados sí te prohíben que le des un trato discriminatorio a los socios cuando estás dando un beneficio a los nacionales», añadió el lunes en un foro organizado por la autoridad de competencia económica, Cofece. Tras darse a conocer el Apecic, Senasica dijo que trabajaba con la industria agroalimentaria para proteger la producción de alimentos y que reforzará la comunicación con las firmas importadoras parte del acuerdo con el Gobierno para que se evite el ingreso de plagas o enfermedades, en un esfuerzo por acallar las preocupaciones. «Es el sueño neoliberal en materia comercial», dijo Valeria Moy, directora general del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) en un texto publicado en la página en internet de la organización, muy crítica del Gobierno.

]]>

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.