Miguel Mancera advierte que el sector financiero «entraña graves peligros»

Miguel Mancera advierte que el sector financiero «entraña graves peligros»

<![CDATA[

El sector financiero en México vive una gran transformación, a diferencia de los últimos años de los ochenta e inicios de los noventa, cuando Miguel Mancera Aguayo estuvo a cargo del Banco de México (Banxico) como director general y más tarde como el primer gobernador de la institución, a raíz de su autonomía. “Si un inversionista, grande o pequeño, deseaba adquirir títulos, los obtenía, a valor par, directamente del emisor, y si deseaba venderlos, también iba con el emisor a que se los recomprara a la vista y a la par”, explicó Mancera, luego de recibir el primer premio Alex Anderson, que entregó la noche del pasado jueves, la sociedad de analistas financieros certificados (CFA, por sus siglas en inglés) CFA Society México. En esos años había filas de compradores dispuestos a pagar las tasas máximas que las instituciones estaban autorizadas a cobrar. Sin embargo, cuando no había demanda, pedían que los recompraran, detalló el economista egresado del ITAM, y quien en diciembre cumplirá 90 años.

El cambio

Acompañado de su esposa, y a quien sonrió antes de dar su discurso, detalló que en aquellos años, solo se podía invertir en cuentas de cheques, cuentas de ahorro, bonos hipotecarios, bonos financieros, certificados de participación de Nacional Financiera, pagarés emitidos por sociedades financiera y en bonos del Ahorro Nacional. Además, las tasas de interés estaban reguladas por la autoridad, a veces incluso congeladas en la ley, un panorama muy distinto al que se tiene hoy, detalló Mancera, quien recibió el reconocimiento de Jaime Lázaro, presidente de la sociedad de analistas financieros certificados (CFA, por sus siglas en inglés). El camino fue largo para dar mayor flexibilidad al mercado financiero en el país. “El mercado financiero mexicano se ha desarrollado mucho gracias a una combinación, por una parte, de mayor libertad para establecer la naturaleza y los términos de los instrumentos de las transacciones, y, por otra, de mayor regulación prudencial”, apuntó. Entre los cambios más importantes, detalló Mancera, se encuentra la creación del Instituto para el Depósito de Valores (Indeval), encargado de la transmisión de los títulos de valores privados, así de los Cetes (Certificados de la Tesorería), “instrumentos diseñados en el Banco de México, que más ayudaron al despegue del mercado de valores. Gracias a esos títulos hubo, por primera vez en México, un verdadero mercado de deuda”, destacó.

Advertencia Su trayectoria El premio

Dicho desarrollo es bienvenido, pues, agregó, da oportunidad de mayores beneficios para los titulares de los recursos financieros como a los usuarios e intermediarios. “Todo ello se traduce en mayores posibilidades de financiar el crecimiento de la economía nacional. Mancera Aguayo alertó que el sistema financiero “entraña graves peligros”, como los que derivaron en la crisis de 2008 y de “peligros que se avizoran ahora”. “En aquel año de 2008, la crisis provino de una combinación del uso masivo de cuestionables instrumentos derivados, por una parte, con gran expansión del crédito, por la otra. En la actualidad, los peligros más evidentes se derivan principal, pero no únicamente, de la intensa utilización que se ha hecho en los principales bancos centrales del mundo de su capacidad de crear dinero, combinada con el enorme endeudamiento gubernamental en algunos de los países más desarrollados”, advirtió. Miguel Mancera Aguayo es licenciado en Economía por el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), maestro por la Universidad de Yale y es doctor honoris causa por el ITAM. Trabajó en el Banco de Comercio y después en la Comisión de Inversiones Públicas. En 1958 llegó a Banco de México, del que fuera director general de 1982 a 1994. Ese año que comenzó la época de autonomía de Banxico y Mancera Aguayo fue su primer gobernador, cargó que dejó en 1997. Miguel Mancera dio clases en el ITAM, la Escuela Libre de Derecho, en el Centro de Estudios Monetarios Latinoamericanos. Recibió el Premio Rey Juan Carlos I de Economía en 1992 por su contribución a la política económica mexicana; así como el Premio Woodrow Wilson por su servicio público en 2010; también recibió las condecoraciones las condecoraciones de Gran Oficial de la Orden de Rio Branco del Gobierno de Brasil y de Oficial de la Legión de Honor por parte del Gobierno de Francia. “Este premio (Alex Anderson) tiene la intención de reconocer a personajes, hombres y mujeres, que hayan hecho una contribución significativa para el desarrollo profesional y ético al desarrollo de los mercados financieros en México”, explicó Lázaro antes de entregar el reconocimiento a Mancera Aguayo. Alex Anderson nació en Irlanda, donde vivió varios años antes de llegar a México, por lo que el trofeo que lleva su nombre tiene la figura de un arpa irlandesa con la leyenda en gaélico “Giorraíonn beirt bothar” que en español significa: dos personas acortan el camino. “Vaya que con Alex acortamos muchos caminos”, reconoció el presidente de la CFA Society México. Alex Anderson, fallecido en junio de 2021, impulso las certificaciones CFA en el país y fundó la CFA Society México.

]]>

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.