¿Por qué los empresarios están contra un control de precios y qué proponen?

¿Por qué los empresarios están contra un control de precios y qué proponen?

<![CDATA[

La iniciativa privada está en contra del establecimiento de un control de precios en el país y, en cambio, aboga por medidas para su contención. Aquí te explicamos qué diferencias hay entre la primera opción y la segunda y sus posibles consecuencias. El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, propuso que la canasta básica se venda bajo un mismo “precio justo” en todos los estados del país, con el objetivo de combatir la inflación. Esto, aseguró, es diferente al control de precios.

¿Qué significa que haya un control de precios?

Aunque no dio más detalles sobre el plan que presentará el miércoles, el secretario de Agricultura, Víctor Villalobos, adelantó que con este plan se espera que los precios de los productos de la canasta básica se reduzcan hasta en 20%. La iniciativa privada está de acuerdo en establecer diálogo y cooperación con el gobierno para tratar de detener el incremento de precios de la canasta básica. Así lo manifestó recientemente José Medina Mora, presidente de la Confederación Patronal de la República (Coparmex). Pero enfatizó que están totalmente en contra de un control de precios. Esta medida implica la imposición por decreto del precio de los productos básicos, independientemente de condiciones de mercado como la oferta y la demanda y sin tomar en cuenta las condiciones de producción de las empresas. Esta política crea distorsiones en el mercado que, en el largo plazo, pueden desembocar en la escasez de algunos productos. Esto sucede así porque mientras las empresas están obligadas a vender un producto a un precio fijo, no pueden controlar las presiones que hay sobre los costos y los precios de los insumos. En el contexto actual, la persistente inflación se debe al rompimiento de las cadenas de suministro ocasionada por los confinamientos de la pandemia y al encarecimiento de las materias primas derivado de la guerra entre Rusia y Ucrania. En este sentido, según el presidente de la Coparmex, se espera que todo el año los factores externos sigan ocasionando alzas en todas las mercancías.

Países con control de precios ¿Qué diferencia hay con la contención de precios?

Algunos países como Venezuela y Argentina han intentado establecer un control de precios para contener la inflación. El primero lo hizo desde 2003, bajo el mandato de Hugo Chávez bajo el siguiente discurso: “Hemos tomado medidas que no les gustan a los neoliberales, pero como no tenemos compromisos y para defender al pueblo hemos establecido un control de cambios y ahora le seguirá un control de precios”. Varios años después, la escasez de alimentos básicos como la carne, el papel higiénico y otros alimentos estaba generalizada en el país venezolano; a la postre, tampoco se logró controlar la inflación. Argentina cerró 2021 con una inflación del 50.9%. Esto llevó al gobierno actual, encabezado por Alberto Fernández, mantener en operación el programa Precios Cuidados, el cual fija precios máximos en casi 400 artículos de consumo masivo. En un principio solo aplicaba para los precios de los productos en los supermercados, pero después se extendió a los llamados comercios de proximidad, que en México se conocen como tiendas de conveniencia (Oxxo o Seven Eleven). Entre los años 80 y 90, México también estableció pactos con el fin de controlar la inflación y dar estabilidad a la economía mexicana. Estos pactos incluyeron acuerdos con cámaras patronales y sindicatos, para tener una contención de los salarios que, a la postre, resultó en el estancamiento del poder adquisitivo de los trabajadores. En lugar de que el gobierno federal fije por mandato un tope a los precios de los productos de la canasta básica, algunos empresarios están a favor de una contención, en lugar de un control de precios.

Se pueden “contener los precios ligeramente porque no se ven las condiciones del mercado, y eso no lo controlamos. El mercado exterior, el tema climático, el tema de la guerra que no se define y sigue incrementando también los costos de los fertilizantes para los productores, quienes ya van a sembrar la cosecha primavera-verano que es la más grande de México”, dijo recientemente Juan Carlos Anaya, director del Grupo Consultor de Mercados Agrícolas, a Expansión. El presidente López Obrador anunció que habrá precios de garantía, pero no control de precios, aunque no especificó en qué consistirá la nueva política que anunciará el miércoles. Y, lejos de confrontar al sector empresarial, aseguró que ha habido un diálogo con el sector privado para lograr este objetivo. La contención podría llegar a través de no incrementar el precio de la electricidad para las empresas, seguir subsidiando el precio de los combustibles -incluyendo el diésel, uno de los más usados para el transporte de carga- e incluso con apoyos para los productores de alimentos y los campesinos, para la adquisición de fertilizantes. Es decir, una contención de precios no trata de resolver por decreto la inflación, sino que intentaría aliviar las presiones sobre los costos de las empresas y los productores, tanto grandes como pequeños. Sin embargo, aún queda la incógnita de en qué consiste el pacto con las empresas distribuidoras para no subir más los precios de los productos de la canasta básica y establecer un solo ‘precio justo’ en todos los estados del país. Mientras tanto, Bimbo ya confirmó que participa en pláticas con el gobierno federal para evitar más alzas en el precio del pan blanco.

]]>

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.