América Latina, un semillero para la economía digital

América Latina, un semillero para la economía digital

<![CDATA[

(Expansión) – A lo largo de la historia, el comercio ha sido un motor de crecimiento y desarrollo para las sociedades al promover la apertura de sus mercados y facilitar con ello el intercambio de bienes, servicios, tecnología y conocimientos, tal y como ocurre hoy en día, donde se busca además la aplicación continua de las mejores prácticas para impulsar la recuperación económica. En este sentido, y al tratarse de un acto de evolución natural, el comercio electrónico ha abierto las puertas hacia nuevas oportunidades de progreso y recuperación al reducir costos operativos y de distribución, mientras que se promueve la competitividad de las empresas y se mejora la experiencia de compra de los consumidores.

Una revolución ordenada

No es de extrañar entonces que también seamos testigos del avance y la democratización de los servicios financieros, que paralelamente han registrado un importante crecimiento en América Latina, donde los niveles de bancarización han alcanzado a cubrir hasta al 73% de su población adulta ( Banco Mundial ). Nos encontramos, por tanto, en un proceso de digitalización económica que, si bien experimentó un importante adelantamiento desde el inicio de la pandemia, aún necesita de un plan estructural para consolidarse. América Latina tiene ante sí la posibilidad de impulsar la recuperación de sus sectores productivos al promover un cambio estructural organizado en busca de un objetivo, que en este caso es la digitalización económica. A pesar de que se han dado varios pasos adelante para impulsar la evolución, como el aumentar la cobertura de Internet por toda la región y facilitar el acceso a servicios financieros digitales, una revolución ordenada requiere de cambios mucho más profundos. En primera instancia, es necesario que empresas y gobiernos busquen aplicar los principios que promueve el G20 para generar una inclusión financiera a través de un enfoque digital, con el fin de equilibrar la innovación, amplificar el ecosistema y generar una infraestructura que promueva el uso generalizado de las tecnologías de la información. Dichas tecnologías, usualmente conocidas como TIC (Tecnología de la Información y la comunicación), tienen la capacidad de estimular el crecimiento económico al favorecer una transformación generalizada y habilitar herramientas con las que se mejora la competitividad de diferentes industrias y sectores, mientras que abren la oportunidad de generar nuevos negocios totalmente digitalizados (e-commerce). El modelo de estos negocios digitales posee un carácter tecnológico mediante el que aprovechan los datos recabados de sus consumidores para mejorar su viaje de compra mientras que logran disminuir sus costes operativos al tomar decisiones con información obtenida en tiempo real.

Un semillero digital

Por este motivo, las TIC juegan un rol fundamental en el impulso de la economía digital. Por otro lado, el auge de los e-commerce está impulsando un comercio mucho más inclusivo donde las personas, que han ido tomando mayor conciencia sobre sus derechos como consumidores, están priorizando sus necesidades para acceder a las ventas digitales al diversificar sus métodos de pago. Un estudio reciente indica que hasta el 83% de los latinoamericanos se plantea usar un método de pago alternativo ( Mastercard ), un hecho que supone una oportunidad para millones de negocios, que pueden incrementar sus ventas hasta en un 25% al habilitar una procesadora de pagos de una sola integración. De esta manera, darán un paso más en su proceso de transformación, haciendo uso de herramientas digitales con las que pueden mejorar la experiencia de compra de sus clientes. La acelerada evolución de las TIC requiere de profesionales debidamente capacitados para interactuar con el ecosistema digital a través de habilidades tecnológicas, cognitivas y sociales que les permitirán desarrollar todo el potencial de una economía digital. América Latina posee las características necesarias para convertirse en un unicornio del comercio electrónico ; las acciones tomadas al inicio de la pandemia han sentado las bases de una revolución digital que se está gestando de manera natural. Se trata únicamente de allanar el camino y conducir las acciones en pro de un objetivo: la recuperación económica. Nota del editor: Alejandro Pineda cuenta con 40 años de colaboración en BBVA México, figurando como pieza clave en las estrategias y acciones del segmento retail, destacando su experiencia en los negocios con tarjetas de crédito, préstamos personales y nómina, medios y sistemas de pago, entre otros. Actualmente, se desempeña como CEO de Openpay. Síguelo en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor. Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

]]> Fuente: CNN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.