¡Cuidado con el estrés financiero!

¡Cuidado con el estrés financiero!

<![CDATA[

(Expansión) – En la coyuntura actual, cada vez es más frecuente escuchar personas con serios problemas con deudas o a quienes por temas de inflación no alcanzan a finalizar la quincena o están considerando ver alternativas drásticas para poder salir a flote. Esto es preocupante porque se está presentando un fenómeno: el estrés asociado con las finanzas. Efectivamente, no es algo nuevo, pero hoy requiere una mayor atención. Comienza con la misma sintomatología del estrés, prácticamente es lo mismo; sin embargo, el origen es diferente, pasa desapercibido y no somos concientes de ello, creemos tener todas nuestras finanzas bajo control, pero no es así.

Requiere de una gran madurez el aceptar el desorden financiero. El inicio del problema radica en mi incapacidad de mantener un estilo de vida el cual sobrepasa mi capacidad, quiero vivir muy por encima de mis posibilidades y comienzo a endeudarme a tal grado imposible de parar. Con populares frases me autoengaño para seguir, son muy frecuentes el “para eso trabajo”, “me lo merezco” o “sin miedo al éxito”, entre muchas otras. Cuando menos lo espero ya tengo al tope las tarjetas de crédito, con una pago la otra y así me la llevo, pagando los mínimos; la situación se agrava y ahora pido un préstamo personal o de nómina, el cual se torna cada vez más complicado de cubrir porque ya no hay forma de sacar recursos. Lo siguiente es comenzar a pedirle prestado a amigos y familiares a quienes son los que menos pagaré, pienso que puedo postergar los pagos porque son de confianza y no me cobrarán como una institución, pero no considero la afectación a sus finanzas por mi imprudencia. Lo siguiente es recurrir a instancias y financieras con tasas altísimas de interés, pero no importa caer en sus garras porque saldré del paso para tapar otro hoyo, pero sin considerar el boquete abierto por otro lado. Eso sin mencionar, mis recurrentes visitas a la casa de empeño. Con todo ello, comienzan las llamadas insistentes para cobrar, negociaciones interminables, sin contar, las repercusiones en mi salud mental por las preocupaciones para buscar cómo salir o a quién pedirle prestado porque ya me he cerrado todas las puertas con todos mis acreedores. Llega la pérdida de sueño, de apetito, la ansiedad y desesperación. ¿Todo esto te suena familiar? ¡Detente! Es incluso por tu salud, el exceso de estrés puede acabar con tu vida, suena muy dramático pero es verdad. Toma las riendas y acepta el problema, comienza a poner orden en tu vida y tus finanzas, no vivas por encima de tu capacidad, si deseas algo ahorra para alcanzarlo y no abuses del crédito. ¿Cómo salir? Ordena todas tus deudas, lo he mencionado en colaboraciones anteriores, identifica la mayor, ya sea por monto o interés. Segundo, haz el bendito presupuesto y ¡síguelo! Establece una cantidad destinada únicamente para pagar tus deudas, ya no te endeudes, guarda las tarjetas de crédito o de plano rómpelas. Acércate a tu institución financiera para poder establer un plan de pagos, así como con tus amigos y familiares, a todos a quienes les debas.

Acepta el problema y encáralo, a lo mejor será necesario recurrir a ayuda profesional en dos vías: un asesor financiero y un psicólogo. Desafortunadamente olvidamos un detalle importante, nuestra relación con las finanzas es un reflejo de cómo interactuamos con nuestro entorno. Cubrimos inconscientemente carencias afectivas con bienes materiales. El proceso para sanar podrá ser complicado, pero no te desanimes, lo lograrás y te lo apuesto, no te volverá a pasar, no hay nada como poder dormir tranquilo, con poder disfrutar de la tranquilidad de tener finanzas sanas y de lograr que el dinero trabaje realmente para ti. No tomes a la ligera o como un mito, el estrés financiero existe y es perjudicial para tu salud. Nota del editor: Adolfo Ruiz Guzmán es egresado de la Licenciatura en Ciencias de la Comunicación y del MBA por la Universidad Anáhuac México Campus Sur, cuenta con distintas certificaciones y especialidades, entre ellas, Asesor de Estrategias de Inversión por la AMIB, por el IORTV en España y Harvard Business School; además de ser piloto aviador por la Escuela AIRE. Actualmente se desempeña como Director de Comunicación y Relaciones Públicas de Grupo Financiero B×+, conferencista nacional e internacional. Tiene una trayectoria de 13 años en comunicación del sector financiero e impulsor de la creación de la cultura financiera en nuestro país. Síguelo en Twitter . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor. Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

]]> Fuente: CNN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.