¿El poder del bienestar o el poder estar bien?

¿El poder del bienestar o el poder estar bien?

<![CDATA[

(Expansión) – Recientemente me encontré con un artículo que citaba el caso de dos ejecutivos expatriados en Arabia Saudita, quienes en vista de las malas condiciones laborales que sufrían, causadas por un mal liderazgo y el impacto negativo en sus vidas, habían cortado por lo sano y dejado atrás contratos millonarios y grandes proyectos. Me pareció muy relevante primero porque estamos hablando de perfiles de alto nivel y con alto peso en la organización, lo que suele significar más resiliencia a una carga excesiva de trabajo y potencialmente a un mal líder, y por otro, porque todos hemos oído hablar de cómo Medio Oriente está atrayendo a los mejores de todas las disciplinas, por sus atractivos sueldos y aparente alta calidad de vida.

Si la mezcla de un proyecto interesante y un sueldo muy atractivo no es suficiente para mantener a un individuo fiel a un proyecto, qué podemos esperar si alguna de estas variables falla. A más de dos años del inicio de la pandemia, la sociedad sigue descubriendo las afectaciones que ha tenido a todos los niveles tanto individualmente como en sociedad. Recientemente se ha comenzado a hablar de la “Gran Renuncia” o Great Resignation, como se ha definido en inglés; movimiento social en el cual los individuos están dispuestos a renunciar a sus empleos con tal de mantener lo que consideran un buen nivel de vida y de bienestar. Este movimiento se está dando a todos los niveles de la organización y en todas las industrias. Si bien es cierto que en América Latina existe más presión económica para que la gente termine aceptando condiciones laborales poco favorables, es innegable que la pandemia, como poco, ha hecho que pongamos en la balanza las cosas que consideramos importantes. El cambio de prioridades y el fenómeno de búsqueda de un mayor bienestar no sólo no es pasajero sino que se presenta tanto en la parte profesional como en el ámbito personal al buscar poder estar bien en todo momento, incluso cuando consumimos entretenimiento. Así pues, dentro del consumo de contenidos ha surgido el fenómeno de “Comfort Content” o “Contenido que reconforta”, refiriéndose a contenido que nos resulta tan familiar que no requiere de un gran esfuerzo de nuestra parte para su disfrute. Si analizamos a detalle, ambos fenómenos parten de la base de la necesidad individual de compensar el estrés creado por la incertidumbre generada por la pandemia o sus consecuencias directas; en el primero queremos mantener nuestro bienestar por encima incluso del ingreso y en el segundo, preferimos acercarnos a aquellos contenidos que por su familiaridad nos reconforten y no requieran de esfuerzo.

No es fortuito, por tanto, ver cómo todas las plataformas de entrenamiento tanto de audio o video o incluso libros han apuntalado su oferta en series o títulos lo suficientemente conocidos y/o que se estrenaron hace muchos años para mantener enganchada a las audiencia y que sea en esta época cuando se están relanzando spin offs de series exitosas de años anteriores. O que en el mundo de la música y de los audiolibros más del 75% del consumo venga de lo que se conoce como blacklist o catálogo de fondo y no de estrenos o novedades. Cada empresa tendrá que decidir cómo se adapta a fin de atraer y retener al talento y a sus respectivas bases de suscriptores. Lo que es innegable, es que hoy es prioritario para el individuo la búsqueda de su bienestar y que esto tiene un impacto directo para el estar bien de los negocios. Nota del editor: José Alberto Parra García es Director de Estrategia Digital para USA y LATAM en Grupo Planeta; previamente formó parte de los equipos de Storytel, Apple y Amazon plataformas líderes en entretenimiento digital. Ha sido profesor en la Universidad Anáhuac y es graduado del IE Business School del programa Master in Positive Psychology, Leadership and Strategy. Dirige el podcast Budistas en Calzones. Síguelo en LinkedIn y en @pepeparragarcia. Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor. Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

]]> Fuente: CNN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.