¿ESG está aquí para quedarse?

¿ESG está aquí para quedarse?

<![CDATA[

(Expansión) – Diferentes actores, como gobiernos, inversionistas, empresas y organismos internacionales juegan un rol importante al reconocer y apoyar acciones como el Pacto Global de las Naciones Unidas. Hoy en día, se exige a las empresas que divulguen sus criterios ambientales, sociales y de gobernanza, ASG (o ESG, por sus siglas en inglés) están aquí para quedarse. Más de 500,000 millones de dólares fluyeron a fondos integrados por dichos criterios en el año 2021, lo que contribuyó a un crecimiento del 55% en los activos bajo gestión en productos de este tipo.

Los países también exigen una divulgación específica en sus marcos normativos. Existen 30 reguladores en, al menos, 12 países que analizan propuestas legislativas para fortalecer los estándares corporativos de información ESG. Hong Kong, el Reino Unido y la Unión Europea están a la vanguardia con divulgaciones obligatorias integrales, incluso sobre impactos sociales más amplios para las empresas públicas y privadas, y que entrarán en vigor este mismo año. Esta nueva forma de operar de las compañías y demanda de los gobiernos, en parte, responde al riesgo macro como el aumento de la escasez de recursos y los impactos en la productividad debido a desastres naturales. Durante la pandemia, hubo cambios dramáticos en los índices generales del mercado. Sin embargo, las empresas con altas calificaciones ESG demostraron mayores rendimientos, menor volatilidad y márgenes de ganancia más altos. Por ejemplo, en abril de 2020, al inicio de la recesión económica, múltiples fondos de este tipo soportaron menores caídas, a diferencia de los referenciales comunes, como el S&P 500. El sector ESG ha demostrado su potencial para atraer inversión privada sustancial, en el entorno económico pospandémico, y así contribuir a una recuperación sostenible. Un estudio realizado por la organización State Street Global Investor destaca que casi 70% de quienes invierten en lo medioambiental, social y gobernanza, declararon que estas inversiones les ayudaron a gestionar la volatilidad. Además, los criterios fortalecen la resiliencia de las cadenas de suministro y generan una mayor confianza entre los inversionistas. Empresas que toman en cuenta los criterios ESG incrementan la lealtad de los consumidores, quienes, a partir de la pandemia, se han preocupado más por el medioambiente. Actualmente, los datos ESG capturan factores que tradicionalmente se omitían en los análisis financieros, por ejemplo: la gestión empresarial de energía y agua, la generación de residuos, los derechos de los empleados y las condiciones laborales, así como la participación de la comunidad y los derechos de privacidad de datos. Si bien un mejor desempeño en estos criterios no se considera material para los resultados comerciales, es evidente que influye, de manera positiva, en los rendimientos financieros.

Las nuevas tecnologías juegan un papel primordial en las inversiones. Internet ha transformado la captura, documentación y difusión de la información, por lo que se ha mejorado la transparencia corporativa. Las nuevas fuentes de datos aclaran y permiten comprender cómo se dirigen las empresas desde esta perspectiva. Por último, se encuentra presente el valor de las compañías generadoras de datos y análisis de negocios para cumplir los criterios ESG. Éstas son cruciales para desarrollar más conocimiento, mayor confianza y una óptima gestión del riesgo al interactuar con clientes, prospectos y proveedores. Así, las empresas podrán aumentar su capacidad de impactar positivamente en el entorno. Nota del ditor: Alejandra Espinosa es Product Manager de ESG en CIAL Dun & Bradstreet. Síguela en LinkedIn. Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente a la autora. Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

]]> Fuente: CNN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.