Formación de emprendedores

Formación de emprendedores

<![CDATA[

(Expansión) – Crear una empresa no es algo que, como tal, se enseñe en las universidades; la escuela imparte algunos conocimientos en temas como administración, economía o finanzas, sin embargo, un 90% de todas las personas con proyectos e ideas, carece de conocimientos acerca de cómo crear y gestionar el día a día de una empresa. Algunos expertos dicen que además de un aprendizaje escolar, se requiere de un espíritu empresarial; la educación enseña a mantenerse en línea y a mirar lo que ha sido, el espíritu empresarial exige destacar e imaginar lo que podría ser.

La educación empresarial desarrolla habilidades que preparan para un mundo incierto, fomentan la creatividad y la colaboración, identifican problemas, fomentan la pasión y la persistencia, y los preparan para cambiar al mundo. Sin embargo, la pregunta es si esos cursos marcan alguna diferencia en el futuro empresarial de sus estudiantes. Justin Wilcox, uno de los fundadores de TeachingEntrepreneurship.org, considera que las habilidades clave del espíritu empresarial se aprenden mejor en el contexto del mundo real. » Nadie aprende a tocar un instrumento o a montar en bicicleta leyendo un libro de texto. Del mismo modo, las habilidades empresariales se desarrollan practicándolas «, dice. Eso lleva a pensar en la participación, en la formación de emprendedores, de empresarios que han tenido tanto éxitos como fracasos en sus proyectos, a muchos de los cuales a la mejor les fue mal en la escuela o, definitivamente, abandonaron la universidad, lo cual no fue impedimento para iniciar su propio camino. Ellos se pueden convertir en formadores que aporten una visión que ayude a organizar el camino de un emprendimiento y su forma de gestión; de ellos se puede obtener la formación necesaria para alcanzar el objetivo de hacer realidad una idea. Son líderes que, sin ser profesores universitarios, pueden aportar sus experiencias de emprendedores que ayuden a tener una mejor idea de lo que significa la verdadera vida empresarial. Conforme a los expertos, las respuestas que buscan los emprendedores no se encuentran en los libros de texto. La mentalidad ha cambiado y hoy ya no se buscan las respuestas en un libro sino a través de preguntar a otros, lo que genera una tutoría natural entre un formador y quien desea iniciar un negocio. Mike Seper, Director del Programa de Fomento de la innovación para la seguridad nacional en la Universidad de Washington, lo expone así: “ Las lecciones que aprendí durante las horas de oficina fueron mucho más valiosas que todo lo que aprendí en un libro de texto ”. No es sorprendente que cada vez más educadores empresariales hacen a un lado los libros de texto y los sustituyen con el enfrentamiento a la realidad. Algunos líderes formadores gustan de mantener abierta su oficina, no sólo para observar el desempeño de los empleados, sino para motivar conversaciones de donde podrían surgir nuevos proyectos. Otros, aun cuando mantienen la cultura de la privacidad en su oficina, dedican tiempo a caminar entre el personal en donde es posible improvisar una clase sobre algún aspecto específico de trabajo, y en donde el empleado puede comprender y procesar mejor las enseñanzas. Para un empresario formador resulta muy energizante ver a los emprendedores poner toda su voluntad para aprender y aplicar el aprendizaje en sus proyectos; para quien está abierto al conocimiento y experiencia, la retroalimentación en sus esfuerzos les ayuda a preparar el terreno para el éxito. Recientemente empezó a cobrar fuerza un proceso de certificación que ayuda a sacar las ideas de los laboratorios y universidades para llevarlas al mercado para enfrentarlas con los retos de la incertidumbre de crear innovaciones exitosas. Su propósito es ayudar a construir un emprendimiento a partir de cero, crear emprendedores disruptivos y ayudarlos a refinar sus ideas innovadoras, acompañarlos a lo largo de toda la jornada del emprendimiento y capacitarlos en la metodología EBELI (Evidence Based Entrepreneurship & Lean Innovation).

Esta metodología – conoce más aquí – es un sistema creado hace más de 10 años para ayudar a llevar al mercado la investigación académica con el ánimo de dar solución a problemas reales y relevantes; se trata de llevar las ideas del laboratorio a la realidad, confrontándolas con clientes, socios y competidores potenciales al tiempo que se enfrenta al emprendedor con los retos y las incertidumbres que derivan de la creación de innovaciones exitosas. En última instancia, los grandes líderes entienden que incluso un poco de enseñanza personalizada de alta calidad puede generar grandes dividendos. Sus enseñanzas pueden ser más relevantes, oportunas y personalizadas que el contenido que se imparte en las universidades e institutos de enseñanza superior y especializada. Y cuando adoptan el papel de formador, se genera lealtad, impulsa el desarrollo de su equipo, e impulsa un rendimiento empresarial superior. La enseñanza no es simplemente un «extra» para los buenos directivos; es una responsabilidad integral. Si no enseña, no dirige realmente. Nota del editor: Pedro López Sela es Team Principal de ExO Builder, el ecosistema global de emprendimiento tecnológico más diverso del mundo. Ha co-fundado 10+ empresas y entrenado a 5,000+ personas en casi todos los sectores en Africa, América, Asia, Europa y Oceanía. Es un autor de innovación, negocios y emprendimiento reconocido globalmente. Como ponente internacional ha compartido escenarios con Peter Diamandis, Bob Dorf, Salim Ismail, Jeff Hoffman, por mencionar algunos. Síguelo en Twitter y en LinkedIn . Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente al autor. Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

]]> Fuente: CNN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.