Inteligencia artificial: la disrupción de la banca

Inteligencia artificial: la disrupción de la banca

<![CDATA[

(Expansión) – Las crisis pueden convertirse en oportunidades para aquellas empresas que logran adaptarse rápidamente y entender la “nueva normalidad”. En el caso de la banca tradicional, aún existe un camino por recorrer para llegar a la completa digitalización, aunado a los cambios de hábito de los usuarios y al auge de las Fintech que ganan cada vez más terreno, ofreciendo diferentes alternativas para transacciones financieras. En este sentido la inteligencia artificial (IA) se ha convertido en un elemento de disrupción crítico en prácticamente todas las industrias y la banca no es una excepción. La implementación de la IA en las apps y servicios bancarios está habilitando al sector para centrase en el cliente y volverse tecnológicamente más relevantes.

Automatización de procesos Buena gestión y análisis de los datos Experiencia de usuario fluida y mejorada

A continuación, comparto algunas de las ventajas que conlleva esta tecnología. La IA como base para la automatización de procesos, o la automatización inteligente, fue diseñada bajo la premisa de transformar los modelos operativos bancarios. Cada vez más, esto cambiará la rutina diaria del personal en las instituciones financieras, así como la interacción con los clientes. Procesos que antes requerían interminables horas de recursos humanos con le riesgo de error por fatiga o descuido serán irremediablemente reemplazados por un algoritmo inteligente capaz de facilitar la vida de los empleados. De esta manera, estos podrán concentrarse en las habilidades humanas que realmente son esenciales y lo seguirán siendo en el futuro, como son el asesoramiento personalizado, la creatividad y un pensamiento integral a fin de comunicarse de manera eficiente con sus clientes. Además, la cadena de valor se verá beneficiada al complementar y aumentar las capacidades humanas, no reemplazarlas. Al igual que en los procesos administrativos, todavía muchas organizaciones no cuentan con una infraestructura adecuada para un alto procesamiento de datos. De hecho, el estudio Pioneering intelligent banking del Instituto de Investigación de Capgemini confirma que solo el 26% de los bancos sabe aprovechar la información con la que cuentan. La inteligencia artificial permite que las instituciones financieras puedan gestionar datos en un tiempo récord para obtener información valiosa. Las aplicaciones de pagos digitales y los sistemas biométricos tienen la capacidad de detectar fraudes rápidamente habilitando una mejor experiencia de usuario, protección de información privilegiada y servicios de más alta calidad. Es fundamental que los bancos inviertan recursos para desarrollar una infraestructura robusta que los posicione en un mejor lugar competitivamente en esta era digital. Las personas, la gran mayoría de las veces, buscamos dos cosas al momento de ser asesorados: una atención 24/7 con respuesta inmediata y que las experiencias digitales sean eficientes, rápidas y sencillas. Los cajeros automáticos, por ejemplo, fueron un éxito justamente por esta razón, por la conveniencia de retirar o depositar efectivo a cualquier hora y sin la necesidad de hacer filas, incluso sin que sean del mismo banco. O la aparición de las primeras soluciones para realizar transferencias electrónicas y que con las apps bancarias potenciaron la capacidad del usuario de tener mayor control de su dinero. La integración de la IA en los servicios bancarios y financieros no solo mejora la experiencia de usuario, sino también aumenta el nivel de comodidad y confianza, reduce el tiempo de registro y consulta de datos de clientes clave, y facilita el lanzamiento de nuevas soluciones o productos bancarios.

La innovación en sector bancario potenciada por la IA conlleva grandes beneficios y la oportunidad para enfrentar los distintos retos actuales de la banca. Por fortuna, las instituciones bancarias ya empiezan a darse cuenta del valor de esto. El Instituto de Investigación de Capgemini a través del mismo reporte indica que el 85% de los ejecutivos bancarios encuestados tendrá como prioridad tecnológica la automatización impulsada por la IA. Por lo tanto, para evolucionar y mantenerse competitivos es importante que las compañías adopten una estrategia basada en IA que les ayude a cumplir con las necesidades del cliente y fortalecer las relaciones con los mismos. Esta tecnología se posiciona hoy como un diferenciador clave para alcanzar objetivos de negocio como el incremento de la rentabilidad y la productividad, así como para ser jugadores clave, relevantes e innovadores en el mercado. La transformación digital en el sector financiero ya es una realidad y en estos tiempos de incertidumbre se están rompiendo paradigmas que conllevan a una mejora en los modelos operativos, acelerando la digitalización y, de forma preponderante, al establecimiento de mecanismos que permitan gestionar los riesgos emergentes. Nota del editor: Ramón Álvarez es Vice President de Capgemini North LATAM. Síguelo en LinkedIn. Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor. Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

]]> Fuente: CNN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.