La sabiduría callejera y las grandes ideas

La sabiduría callejera y las grandes ideas

<![CDATA[

(Expansión) – Se dice que detrás de cada buena campaña de relaciones públicas está una “gran idea”, es decir, el concepto creativo que hace recordable un mensaje por tener el potencial de impactar e influir en las opiniones y actitudes de las audiencias a las que van dirigidas. Una gran idea rompe estándares y trasciende. Estudios recientes han demostrado que caminar incrementa la inspiración creativa. Marily Opezzo y Daniel Schwartz, investigadores de la Universidad de Stanford, en Palo Alto, California, realizaron una investigación que examinó los niveles de creatividad de las personas mientras caminaban y los compararon contra los de personas que permanecieron sentadas.

La investigación consistió en tres experimentos basados en una prueba de creatividad del llamado «pensamiento divergente» o “Pensamiento lateral”, que consiste en la búsqueda de alternativas o posibilidades creativas y diferentes entre muchas soluciones posibles para la resolución de un problema. Se les dieron series de tres objetos y en un lapso de cuatro minutos tenían que encontrar un uso alternativo para cada objeto, aportando la mayor cantidad de respuestas posibles para cada conjunto. La abrumadora mayoría de los participantes en estos experimentos terminó siendo mucho más creativa al caminar: la producción creativa se incrementó en un promedio del 60% cuando la persona empezaba a estar en movimiento. Pero cuando los participantes salieron a caminar en la calle, el 100% fue capaz de generar por lo menos una respuesta de alta calidad a los problemas propuestos, duplicando el resultado de quienes permanecían sentados. Quizá basado en ese estudio, David Pearl, un innovador en los negocios creó la comunidad “Sabiduría Callejera” ( Street Wisdom ) que ofrece apoyo a quien quiera que tenga preguntas sobre su propia vida y/o su trabajo y requiera de algunas respuestas novedosas, especialmente cuando se enfrentan retos laborales. Se trata de una simple idea basada en la propuesta de que la gente y el medio ambiente están llenos de una sabiduría que nos pasa desapercibida o ignoramos, pero que nos permite aprender bajo el concepto de que “las respuestas están en todas partes. ”Es una experiencia de tres sesiones de una hora cada una. Durante la primera, los facilitadores ayudan a los participantes a sintonizar sus sentidos para captar la información del medio ambiente; en la segunda, se da la experiencia de calle, en donde cada quien, por sí solo, se plantea sus preguntas y espera las respuestas que se le presenten; en la tercera hora se reúnen todos los participantes para compartir su experiencia, durante lo cual, la mayoría de las veces surge el asombro ante lo mágico que una calle común y corriente puede llegar a ser cuando la persona está consciente de los mensajes ocultos, los encuentros casuales y los descubrimientos inesperados que encuentra. Lo anterior no significa que todas las tareas en el trabajo se deben hacer a la vez que se camina, pero sí que una caminata beneficia los resultados que requieren una perspectiva nueva o nuevas ideas. En otras palabras, no todos los procesos de pensamiento son iguales y aunque el estudio demostró que caminar puede contribuir en una lluvia de ideas, el efecto no es el mismo en el pensamiento requerido para respuestas correctas individuales.

En fin, muchas personas buscan la fórmula para la creatividad, en situaciones que van desde música de ambiente hasta la meditación. Las agencias de relaciones públicas invierten tiempo en sesiones de lluvia de ideas en las que sus ejecutivos participan aportando sugerencias, generalmente basadas en experiencias previas, en las que, las más de las veces, son rechazadas aquellas ideas que suenen muy arriesgadas o atrevidas (las que podrían ser mejores por disruptivas). No obstante los clientes cada vez más, demandan innovación, creatividad, grandes ideas que permitan “vender” su imagen y las de sus productos. Creo que es una buena idea tomar en consideración la sabiduría callejera de Pearl, y que los ejecutivos de relaciones públicas abandonen la comodidad de sus oficinas para caminar por las calles o parques cercanos, especialmente en donde puede haber audiencias potenciales para la campaña específica, para encontrar en el medio ambiente –e inclusive al ruido de la calle- las respuestas a esas ideas innovadoras que los clientes esperan de ellos. Como explica Pearl: “Traer a la mente las preguntas que requieren respuestas innovadoras y frescas. Tenerlas presentes mientras se camina sin rumbo, y esperar a ver qué pasa. Es una manera de emplear el tiempo de la vida diaria para encontrar respuestas y de tomar las calles para usarlas como herramienta para aprender algo nuevo”. Nota del editor: Mario Maraboto Moreno es Licenciado en Periodismo por la UNAM. Investigador Asociado en la Universidad de Carolina del Norte. Autor del libro «Periodismo y Negocios. Cómo vincular empresas con periodistas». Consultor en Comunicación, Relaciones Públicas y situaciones especiales/crisis desde 1991. Escríbele a su correo mmarabotom@gmail.com y síguelo en Twitter . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor. Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

]]> Fuente: CNN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.