T-MEC: sumar años y restar oportunidades

T-MEC: sumar años y restar oportunidades

<![CDATA[

(Expansión) – Cada cumpleaños, mi mamá dice “no es un año más, sino un año menos”. Su forma –tantito pesimista– de festejar su natalicio me hizo pensar en cómo deberíamos ver el segundo cumpleaños como miembros del T-MEC, el próximo 1 de julio: como un año más o como un año menos. El siguiente mes se cumplirán dos años de la entrada en vigor del renovado acuerdo. Tras una maratónica y polémica negociación que incluyó al flemático Donald Trump –y todos sus aditivos– y la llegada de Andrés Manuel López Obrador a la presidencia de México. ¿Estamos mejor o peor que el 1 de julio de 2020?

Iniciamos la ‘nueva alianza’ en medio de una pandemia y vamos a soplar las velas del pastel en una crisis mundial atizada por el conflicto bélico entre Rusia y Ucrania. Ambos eventos afectan los delicados hilos del comercio internacional y las cadenas de suministros, y han encendido un demonio olvidado: la inflación. Entramos al T-MEC como la economía 14 del mundo; hoy estamos en el lugar 16 y, según el FMI, en 2023 seremos el 17. En este tiempo, Estados Unidos y Canadá no han cambiado de posición (1 y 9 medido por su PIB). Este lugar 16 solo lo tuvimos en 1988, tiempos de inflación de más de 50%, y de una economía cerrada y ahogada en una pesada deuda externa. En crecimiento tampoco nos ha ido bien: tras la caída de -8.2% en el PIB en 2020, el año pasado la economía creció 4.8% y para este año el FMI calcula un aumento de 2%. Nuestros socios en cambio crecerán al doble, entre 4 y 4.1%. Además, este año, por tercera vez consecutiva, quedamos fuera del top 25 de los países que más atraen y retienen inversión extranjera directa (IED), según el índice de confianza en la materia, que publica la consultora Kearney. Pero, eso sí, nuestros socios, Estados Unidos y Canadá, se mantienen en el lugar número 1 y 2, respectivamente, de inversiones en nuestro país. Los ataques a empresas internacionales por parte del gobierno nacional (fundamentalmente en el sector energético), el aumento de la violencia, la inseguridad jurídica para inversiones y la errática política exterior en materia de comercio han sido más palos en la rueda del carro que trae inversiones al país. ¿Balanza comercial? En 2021 tuvimos un déficit de 11,491 mdd, un dato negativo comparado con el superávit de 34,013 mdd de 2020, aun cuando fue el año más duro de la pandemia, de cierre de fronteras, de industrias prioritarias. Y según los últimos datos del Inegi (a mayo), en el primer trimestre de este año acumulamos otro déficit por 4,795 mdd. Esto significa que en solo tres meses ya llevamos 42% del total de 2021. ¿Por qué son importantes estos datos? Porque el comercio exterior representa 4 de cada 10 dólares del PIB nacional. Desde el inicio del T-MEC, el gran tema sobre la mesa era la tensa relación de Estados Unidos con China (precisamente, por el alto déficit comercial). Pero tampoco supimos ganar peces en ese río revuelto.

Así como durante muchos años hablamos de que éramos la economía 14/15 del mundo, lo mismo con que éramos el principal socio comercial de Estados Unidos. Pues, ya tampoco. Vamos rumbo al cumpleaños del T-MEC como el segundo socio del mayor mercado del mundo. Nos ganó el podio nuestro otro socio, Canadá. Si bien aumentamos en el primer trimestre nuestra balanza comercial en 18% (sumando importaciones y exportaciones), esto no nos alcanzó para aprovechar el momento de expansión económica del vecino cercano. Y si hablamos de ranking, según la revista The Economist, este año nos sumamos a la lista de países ‘híbridos’, es decir, de aquellos que tienen una marcada tendencia al autoritarismo, dejando, claro está, el grupo de países democráticos. Si ponemos todos estos ingredientes en el pastel del cumpleaños de este 1 de julio de 2022, deberíamos decir, como mi madre, que es un año menos y no un año más, que nos encuentra más pequeños, más pobres y más insulares que cuando levantaron el switch de este tratado de libre comercio que estamos derrochando. Nota del editor: Bárbara Anderson es editora, columnista y speaker de negocios y finanzas. Activista de los derechos de personas con discapacidad; dirige yotambien.mx, un sitio de noticias sobre inclusión. Síguela en Twitter como @ba_anderson Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente a la autora. Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

]]> Fuente: CNN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.