Todas las marcas tienen historias que contar

Todas las marcas tienen historias que contar

<![CDATA[

(Expansión) – La última vez que visité la casa donde vivía mi abuela, una gran mujer que me cuidó cuando era pequeño, me contaba historias antes de dormir y me llevaba a pasear por el campo; encontré a doña Mercedes, una antigua vecina quien conoció a mi abuela. En la plática, recordó aquellos días cuando ella, siendo niña, veía a mi abuela sentada en la mecedora del corredor, refrescándose con un abanico de cartón, enseñando a otra mujeres, a veces a bordar, otras a tejer. Todas juntas conversaban, mientras de fondo tocaba un disco del célebre Agustín Lara.

Las audiencias amamos las historias Dónde encontrar historias de la marca

Y es que mi Caty, como yo le decía, era una mujer que desde niña había sido educada en aquellos quehaceres que, se consideraba, eran indispensables para toda buena esposa. Cocinaba un mole pipián que encantaba a cualquiera y hasta las tortillas hechas a mano le quedaban deliciosas. Seguro te preguntarás por qué comienzo este artículo contando estas sencillas historias acerca de mi abuela Catalina. Pues bueno, resulta que contar historias se ha convertido en una herramienta esencial para que las marcas atraigan la atención de las audiencias, las inspiren y brinden experiencias positivas que ayuden a comunicar la misión y los valores, y construyan relaciones de confianza. Según la neurociencia, nuestro cerebro se alimenta de la narración de historias; y estamos programados tanto para escucharlas como para contarlas. Por eso, representan una forma creativa y eficaz de comunicar la esencia de la marca. En el marketing actual, el storytelling es absolutamente esencial si queremos vender un producto o servicio, ya que se trata de una táctica inbound que permite que nuestros clientes potenciales nos encuentren en el lugar y momento correcto -justo cuando ellos nos necesitan-. Quizá lo más efectivo del storytelling reside en que la marca no es la protagonista, es decir, no son historias que la ensalzan, como sucede en muchas otras tácticas de marketing; sino que están centradas en la audiencia y de cómo la marca puede ayudarla a enfrentar sus desafíos y resolver sus preocupaciones. Aun cuando mucho se habla de brand storytelling y sus beneficios, algunas empresas no quieren apostar a esta táctica. Un argumento que, en mi experiencia, les impide apalancarla, es que consideran, sus marcas no tienen historias atractivas que contar. Pero yo estoy convencido de que todas ellas, cualquiera sea su industria, tienen historias interesantes que merecen ser escuchadas. Solo necesitamos explorar para encontrarlas. Honestamente, yo no creía que hubiera tantas historias que pudiera contar acerca de mi Caty, hasta la última vez que visité la casa donde ella vivió y charlé con doña Mercedes. Entonces me di cuenta que hay tanto que puedo decir sobre ella. Solo tuve que indagar un poco para encontrar sucesos y situaciones que, aunque cotidianas, dicen mucho sobre mi abuela y quienes la conocimos. Por ejemplo, mi abuela fue una figura importante en mi vida, tanto personal como profesional. Mi vida no habría sido la misma sin ella. Pregúntate cómo ha cambiado tu marca la vida de quienes la rodean, es decir, los colaboradores internos, clientes, socios, inversionistas e, incluso, la sociedad. Allí hay muchas historias que contar. También puedes explorar en la misión para la que fue creada la empresa. Mi Caty, por ejemplo, fue educada para ser una “esposa ejemplar” para su tiempo, por eso aprendió muchas manualidades que, más tarde, le sirvieron para ayudar a otras mujeres a ser independientes y tener un sustento adicional para sus familias.

Quizá el impacto que lograría no lo dimensionó en su momento, pero se dio con el tiempo y las circunstancias. Del mismo modo debe suceder con tu marca, tal vez su creación representó un hito para su industria o mercado, incluso, sus productos pudieron ser el primer antecedente de algo que revolucionó a la sociedad. Doña Catalina, como muchos la llamaban, también me enseñó a amar el campo, a respetar la naturaleza y a los animales. Decía que cada uno ellos tienen su propio lugar y misión en el mundo. ¿Qué está haciendo tu marca por cuidar el planeta y el medio ambiente? Puede ser que sus esfuerzos han tenido un impacto positivo, y eso también es una historia que merece contarse. Como puedes darte cuenta, “hay mucha tela de dónde cortar”. Y en esta era digital, con tanto contenido circulando por la red, es importante contar historias para captar y mantener la atención de la audiencia objetivo. Te aseguro que esto marcará la diferencia. ¡Ya no hay pretexto!, porque todas las marcas tienen una historia que contar. Lo importante es descubrirla y encontrar la mejor manera de contarla. Si buscas, verás que encontrarás un gran tesoro. Nota del editor: Héctor Meza Curiel es Director General de InfoSol. Síguelo en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor. Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

]]> Fuente: CNN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.