Una red de apoyo es clave en cualquier emprendimiento

Una red de apoyo es clave en cualquier emprendimiento

<![CDATA[

(Expansión) – Un concepto que se expresa con frecuencia en los ámbitos social, de salud y empresarial es el de “redes de apoyo”, con lo que se identifica a un grupo de personas capaces de aportar una ayuda real y duradera, al menos durante algún tiempo, a un individuo o empresa. Se trata de un acompañamiento social, emocional, de servicio y, en ocasiones de ayuda material o económica. Implica tener plena identificación con la o las personas a quienes se acude en caso de requerirlo para obtener su apoyo en alguna forma. Pero antes de recurrir a ellas, es importante tener claro por qué son necesarias en circunstancias determinadas, esto es, saber reconocer cuándo se necesita ayuda o pudiera llegar a necesitarse.

El mundo necesita emprendedores, personas creativas que puedan ofrecer soluciones a diversas necesidades de clientes, empresas y sociedad en general. Pero ningún gran emprendedor ha tenido éxito sin retroalimentación y sin apoyo. Quienes han alcanzado la fama empresarial lo han hecho trabajando con otros y abriéndose constantemente a nuevas ideas; se han rodeado de compañeros con ideas afines que les desafían, les empujan y les aportan ideas. Han capitalizado sus redes de apoyo. Una red de apoyo es clave en cualquier emprendimiento, no sólo para encontrar un asesor experimentado, sino para conectar con compañeros y futuros socios comerciales. Una buena y exhaustiva orientación por parte de un asesor, quien ya ha pasado por las primeras etapas de un emprendimiento, es necesaria para ir mostrando lo que sí funciona y prevenir sobre aquello que podría entorpecer el proceso. Alguien experimentado puede evaluar el modelo de negocio, criticar y sugerir algunas opciones alternativas; puede intervenir y actuar como guía para madurar el proyecto y fortalecer las redes de apoyo de manera importante. Pero antes de salir a buscar con quiénes armar una red de apoyo, es necesario determinar en qué punto del proceso empresarial se encuentra el emprendimiento y reconocer que, para afinar habilidades y llegar al siguiente nivel, se debe mantener una mentalidad humilde de “estudiante”; la soberbia ante los primeros logros sólo terminará perjudicando a largo plazo. Ya se trate de una empresa nueva o una ya consolidada, lo importante es estar siempre conectado para ir descubriendo a los potenciales integrantes de la red de apoyo. Por ejemplo, tener una cuenta de Linkedin es una mina de oro, especialmente para los nuevos emprendedores, ya que permite localizar y relacionar a posibles integrantes de la red y hasta encontrar posibles clientes. Asimismo, se puede considerar la posibilidad de establecer una presencia en diferentes foros para charlar y conectar con compañeros y propietarios de negocios con ideas afines. Cuando se trata de una red de emprendedores hay que pensar en grande y dar prioridad a las personas que tienen más experiencia en el sector, pero sin soslayar a personas de otros sectores, ya que estas podrían compartir valiosas perspectivas y consejos. De cualquier forma, hay que tener relación con varios para ir determinando quiénes son aquellos con quienes uno se siente más cómodo y comprendido. Con el tiempo, será necesario reflexionar cómo lo está haciendo, qué se ha mejorado en el emprendimiento y afinar las prioridades.

Por último, pero no por ello menos importante, se debe pensar en cómo estructurar la vida para sentirse más apoyado en todos los aspectos. Uno de los grandes privilegios de ser emprendedor es que se pueden tomar decisiones clave sobre cómo y cuándo trabajar, lo cual puede incluir el elegir una oficina que reduzca tiempos de desplazamiento, o determinar horarios. Contar con una red de apoyo implica estar abierto a críticas y desafíos; lo importante es que estas críticas y opiniones sean de personas honestas, ya que se les compartirán ideas que podrían atraer a la competencia. Por ello es bueno tener en consideración algunas características de posibles integrantes de una red de apoyo empresarial. En los primeros días como empresario, es probable que se comience con amigos y familiares, pero al mismo tiempo se debería empezar a establecer contacto con otros propietarios de negocios. Familiares o amigos generan un entorno positivo, pero sus opiniones pueden carecer de objetividad y quizá no tengan la menor idea de cómo ayudar al emprendedor. Dado lo anterior, y ante situaciones en las que es importante un consejo puntual y experimentado, lo recomendable es acudir a un tutor, es decir, personas que han pasado por situaciones semejantes a las que vive el emprendedor o que son profesores o expertos en el sector en que se desarrolla el emprendimiento, incluyendo antiguos jefes. Lo importante es que en esa red de apoyo figuren personas que hayan experimentado los altibajos en el sector correspondiente al del emprendimiento, ya sea que hayan triunfado o hayan “fracasado”, ya que serán los más objetivos a la hora de encontrar soluciones a los problemas que se enfrentan al compartir sus propias experiencias y estarán interesados en que sus consejos y recomendaciones surtan un efecto positivo. Nota del editor: Pedro López Sela es Team Principal de ExO Builder, el ecosistema global de emprendimiento tecnológico más diverso del mundo. Ha co-fundado 10+ empresas y entrenado a 5,000+ personas en casi todos los sectores en Africa, América, Asia, Europa y Oceanía. Es un autor de innovación, negocios y emprendimiento reconocido globalmente. Como ponente internacional ha compartido escenarios con Peter Diamandis, Bob Dorf, Salim Ismail, Jeff Hoffman, por mencionar algunos. Síguelo en Twitter y en LinkedIn . Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente al autor. Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

]]> Fuente: CNN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.